Micro-ALD y las asociaciones

0
16

¿Es la mejora de los conocimientos de investigación financiera de las agencias de control legal en el nivel «micro» de las actividades financieras ilícitas la clave para lograr resultados «macro» de los esfuerzos de cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario/antilavado de dinero (ALD)? El siguiente ejemplo analiza un caso real y explora los aspectos macro y micro de los esfuerzos de la Ley de Secreto Bancario/ALD.

Jake, nombre ficticio, se reunía casi semanalmente con varios socios en el aparcamiento de unos grandes almacenes del norte de Virginia. Estos asociados llevaban una maleta llena de dinero en efectivo. Lo que seguía era un viaje de más de cuatro horas a la ciudad de Nueva York. Jake calculó que había unos 500.000 dólares en estas maletas cada vez. Calculó que había transportado unos 13 millones de dólares de esa manera.

El caso de Jake ofrece un cuadro interesante de los mundos micro y macro que conforman las actividades del lavado de dinero. La caída de Jake no fue que lo pillaran con alguna de esas maletas llenas de dinero, eso estaba relacionado con la parte macro del mundo del lavado de dinero. Su perdición fue la forma en que manejó personalmente su compensación ilícita en la parte micro y más personal de ese mundo. En ambos mundos, suelen ser los «pequeños errores» los que provocan las mayores caídas.

Jake no podía decir con precisión de dónde procedía el dinero en efectivo ni quién era su propietario. Sospechaba que procedía de las drogas, de la prostitución y probablemente de otros delitos menores. La ocupación ilegítima de Jake era ser una mula de dinero. Se limitaba a recoger dinero y entregarlo a sus socios en Nueva York, intentando no llamar la atención por el camino. Su ocupación legítima en la banca lo convertía en el tipo ideal para no llamar la atención. Ganaba una buena comisión por cada viaje, pero también era conocido por «desvalijar» parte del dinero en efectivo de las maletas durante los viajes. Los recuentos y la contabilidad precisos a los que estaba acostumbrado en su banco no funcionaban tan bien en estos servicios clandestinos de dinero en maletas. La sustracción no se notaba o se toleraba hasta cierto punto.

En su afán por lavar su dinero personal, aunque ganado ilícitamente, Jake soñaba con establecer un negocio legítimo: quería tener su propio restaurante. Jake sabía que esta actividad bancaria centrada en el dinero en efectivo probablemente llamaría la atención sobre su lugar de trabajo. De hecho, lo hizo en otro banco que eligió para este negocio personal. Presentaron el reporte de operaciones sospechosas (ROS) que él esperaba evitar. Este ROS podría no haberse tomado en cuenta por el equipo de revisión de los ROS, si no fuera por la alerta roja adicional que indicaba que Jake ocupaba un puesto directivo en otro banco. Eso inspiró a los agentes a mirar más de cerca. El fiscal también estaba de acuerdo en que los «guardianes» de la Ley de Secreto Bancario/ALD como Jake necesitaban este escrutinio adicional.

Desde el punto de vista del lavado de dinero, Jake fue un punto de inflexión. En el plano macroeconómico estaba la convergencia de los dineros de todas partes en Nueva York. En este panorama del antilavado de dinero (ALD) se encuentran las empresas ficticias, las versiones del Mercado Negro de Cambio de Pesos (BMPE, por sus siglas en inglés) y otros esquemas que se describen habitualmente en los materiales de formación sobre ALD. En el lado micro estaban las partes menos exploradas y reconocidas de esos materiales de formación en materia de ALD que describen cómo estos delincuentes menores llenaban regularmente esas maletas.

Cuando se examina la forma en que las agencias de control legal suelen abordar e investigar la distribución de narcóticos, normalmente existe una estrategia ascendente. Cada nivel se investiga hasta el siguiente más alto. Se presiona a los consumidores y traficantes locales detenidos para que identifiquen a sus proveedores. A partir de ahí, las investigaciones tratarán de llegar lo más arriba posible. Muchos casos comienzan en el nivel policial local y se convierten en un caso federal. Las Áreas de Alta Intensidad de Tráfico de Drogas (HIDTA, por sus siglas en inglés) y los Grupos Operativos de Lucha contra la Droga y el Crimen Organizado (OCDETF, por sus siglas en inglés) han reconocido desde hace tiempo esta estrategia de investigación, combinando las agencias locales y federales en grupos operativos.

Si se contrasta esto con las estrategias de investigación de lavado de dinero que prevalecen, normalmente se tiende a comenzar los aspectos financieros de las investigaciones sólo en los niveles medios o superiores. Con demasiada frecuencia se carece de experiencias matizadas y de la comprensión de las tipologías de ¿cómo llegó el dinero a esos niveles? El éxito y la eficacia de esas investigaciones se ven afectados por ello.

La mayoría de los «narcos» experimentados se enorgullecen de su conocimiento matizado de todos los aspectos y actividades relacionados con la compra y venta de estupefacientes, hasta los materiales de embalaje y el uso de la parafernalia. Los detectives de fraudes locales también aprenden todos los trucos del oficio de los sinvergüenzas que detienen o investigan. Normalmente pueden citar detalles íntimos sobre los procedimientos de procesamiento de cheques y tarjetas y cómo los esquemas de fraude que investigan intentan eludirlos. Las investigaciones sobre el lavado de dinero podrían beneficiarse igualmente si comenzaran por conocer los matices detallados de estos movimientos de dinero de nivel inferior.

Aunque los ROS de nivel macro siempre serán importantes, una parte mucho mayor de los esfuerzos actuales de cumplimiento de la Ley de Secreto Bancario/ALD están ahora identificando actividades más asociadas con las actividades de nivel micro. Gran parte de esta actividad es la que ayudó a llenar esas maletas. Con esta propensión predominante a considerar seriamente sólo los aspectos financieros en los niveles medio y superior, se ha dejado fuera de los esfuerzos de la Ley de Secreto Bancario/ALD a un sector potencial mucho mayor de las agencias de control legal. Un simple cálculo indica que los recursos de investigación de las agencias de control legal en estos niveles medios o superiores son demasiado limitados para ser realmente eficaces a la hora de aprovechar al máximo toda la información y la inteligencia que la mayor parte de los ROS y otros datos de la Ley del Secreto Bancario están proporcionando ahora.

El delito casi siempre tiene que ver con el dinero

Estos ROS no deberían caer en un saco roto. Con demasiada frecuencia, los fraudes a personas mayores, el tráfico de personas, o los traficantes de drogas que alimentan la crisis de las sobredosis forman parte de estos ROS. Aunque puedan ofrecer poco interés de investigación desde una perspectiva de alto nivel, hay otros sectores de la aplicación de la ley que deberían, como mínimo, estar al tanto de ellos. Sin embargo, esta propensión predominante también ha dado lugar a que muy pocos de ese sector más amplio de las agencias de control legal no estén capacitados para reconocer las virtudes de investigación que se encuentran en los esfuerzos de la Ley de Secreto Bancario/ALD.

Hasta ahora, en la asociación público-privada prevista por la Ley de Secreto Bancario, siempre se ha esperado que las agencias de control legal tomen la iniciativa. Si bien esta puede ser una relación productiva desde una perspectiva macro, en la perspectiva micro la inversión del sector privado en el reconocimiento previo de las tipologías de dinero ilícito ha superado ahora probablemente la de las agencias de control legal. Tal vez el impulso que necesita la asociación sea que el sector privado asuma un papel más importante para ayudar a las agencias de control legal a ponerse al día.

Aunque «seguir la pista del dinero» está en el centro de la Ley de Secreto Bancario y se promociona regularmente como una estrategia de investigación indispensable y universal, rara vez forma parte de las formaciones y estrategias de investigación más generales de las agencias de control legal. La delincuencia se centra casi siempre en el dinero. Esto debe ser una parte más importante de esas formaciones y estrategias. La promoción de los conocimientos de investigación financiera como parte de la filosofía de base puede ser el núcleo para que el sector de la Ley de Secreto Bancario/ALD alcance su verdadero potencial.

Steve Gurdak, CAMS, supervisor, Washington Baltimore HIDTA, Northern Virginia Financial Initiative (NVFI), VA, USA, sgurdak@wb.hidta.org

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor y no pretenden representar las opiniones de W/B HIDTA.

The post Micro-ALD y las asociaciones appeared first on ACAMS Today.